La gestión de la diversidad: clave en las políticas de Responsabilidad Social Corporativa

LA GESTIÓN DE LA DIVERSIDAD: CLAVE EN LAS POLÍTICAS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL COPORATIVA

Las empresas cada día compiten en mercados más globales, y la movilidad de personas con diferentes culturas y razas es una realidad que debemos asumir todas las compañías en sus respectivas políticas de Responsabilidad Social Corporativa.

Pero, al hablar de diversidad no sólo nos referimos a la multicultural o racial, sino que además incluimos en términos generales la diversidad en materia de género, discapacidad, identidad sexual, orientación política, religiosa, ritmos de aprendizaje, etc…

La gestión adecuada de todos estos ámbitos  supone entender la diversidad de todos y cada uno de los miembros que la componen como un valor añadido, de tal modo que se aprovechen esas diferencias para lograr mayor competitividad, creatividad e innovación.

Sin embargo,  saber combinar correctamente esa diversidad no siempre es fácil. Por eso es necesario contar con estrategias de diversidad que atiendan a las necesidades de diferentes grupos y perfiles presentes tanto en nuestra empresa, como en casa de nuestros clientes y proveedores.

¿Sabes cómo hacerlo? Te damos algunas claves a continuación:

ASPECTOS QUE DEBEN INCLUIR LAS POLÍTICAS DE GESTIÓN DE DIVERSIDAD

La sostenibilidad de una empresa depende en gran medida de la capacidad que tengamos de satisfacer las inquietudes, intereses, necesidades y motivaciones de las empresas que configuran nuestros grupos de interés.

Por eso, se han de diseñar estrategias centrándonos siempre en el talento sin etiquetas ni prejuicios, para favorecer una adecuada inclusión laboral y para obtener de este modo lo mejor de todos y cada uno de los empleados.

Eso sí: las acciones que una empresa acometa han de regirse por su propia singularidad. No hay un recetario universal que pueda aplicarse sin reflexión previa, por lo que se ha de llevar a cabo primeramente un diagnóstico inicial, para identificar los colectivos con los que se va a trabajar y los tipos de diversidad a abordar, para así planificar y ejecutar las políticas de inclusión.

Estas pueden ser algunas de ellas:

  • Políticas de igualdad de oportunidades y no discriminación de todas las personas que trabajan en la empresa.
  • Acciones de sensibilización y formación en torno a las políticas de diversidad e inclusión.
  • Creación de grupos de buenas prácticas para el intercambio de ideas y experiencias.
  • Seguridad y salud laboral: Centrándose en la prevención y actuación ante situaciones de acoso.
  • Canal interno de denuncia.
  • Guías para la equidad en la selección
  • Programas de acogida
  • Actividades de trabajo en equipo.
  • Asesoramiento para el desarrollo personal y profesional
  • Grupos de apoyo para colectivos minoritarios
  • Generar recursos para desbloquear situaciones y conocer medidas de flexibilidad laboral.
  • Promover la equidad en la selección.
  • Promover la formación y el desarrollo de todos los profesionales.
  • Impulsar programas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.
  • Comunicación interna y externa, con el fin de incrementar la sensibilización respecto a las cuestiones de diversidad.

Políticas de gestión de la diversidad

Estas son las claves para gestionar de forma global la diversidad. Pero existen políticas de Recursos Humanos específicas que se tienen que llevar a cabo para hacer de cada una de las diferencias, una ventaja competitiva. ¿Quieres saber cómo?

Te lo contamos en los próximos posts:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *