La gestión de la discapacidad: El camino hacia la inclusión

Gestión de la discapacidad en la empresa

La Ley General de Discapacidad (LGD), obliga a las empresas de 50 o más trabajadores a reservar una cuota del 2% de la plantilla a favor de los trabajadores que tengan una discapacidad igual o superior al 33%. 

Gracias al establecimiento de estas cuotas, se ha favorecido la inclusión de las personas con discapacidad en el entorno empresarial en los últimos años. 

Sin embargo, no todas ellas están preparadas para tratar con sus necesidades por no disponer de políticas adecuadas de responsabilidad social corporativa, o por no poseer un programa de integración adecuado.

Por ello, a continuación, detallamos algunos aspectos a tener en cuenta para llevar a cabo una adecuada gestión de las personas con discapacidad.

1. Adaptación del puesto de trabajo a la persona, y no al revés

Adaptación del puesto de trabajo a la persona, y no al revésCuando hablamos de adaptar el puesto de trabajo a la persona, no sólo nos referimos a los cambios e inversiones en infraestructuras o en tecnología para hacer los espacios más accesibles –que también-. Sino que los esfuerzos se deben centrar en adecuar el puesto a las capacidades y a los distintos ritmos de aprendizaje de cada persona. Aplicando esta premisa, fijando unos objetivos claros y definiendo correctamente las funciones, el empleado podrá desarrollarse tanto personal como profesionalmente, y conseguiremos una mayor fidelización de las personas con discapacidad en la empresa.

2. Programas de inclusión

Programas de inclusión en la empresaElaborar un programa de inclusión de profesionales con discapacidad resulta fundamental para las empresas, de cara a retener el talento. El Proyecto de Ajuste Social y Personal es un ejemplo de ello: Se trata de un programa especializado y personalizado que se dirige a los trabajadores del Centro Especial de Empleo, y que tiene por objetivo llevar al máximo desarrollo a cada uno de sus integrantes.

Lo elabora un equipo profesional que se encarga de realizar una adaptación adecuada al puesto de trabajo, y que potencia asimismo todas las habilidades y competencias necesarias para que el empleado pueda alcanzar una plenitud en el ámbito laboral, personal, cognitivo y emocional. 

Si acompañamos a los empleados con discapacidad en este camino, dándoles los apoyos adecuados, conseguiremos fidelizar al empleado, aumentaremos su motivación, y se convertirá en prescriptor de nuestra marca.

3. Programas de formación y sensibilización

Para recibir personas con discapacidad en la empresa de manera adecuada, tanto el gestor como el equipo deben estar preparados y sensibilizados para relacionarse de forma adecuada con las personas con distintos tipos de discapacidad.

Programas de formación y sensibilización

Por ello, los programas de sensibilización y de formación dirigida a los jefes de equipo, mandos intermedios, y a toda la compañía en general, resulta fundamental para hacer un cambio cultural significativo en la compañía.

Por otro lado, establecer un canal de comunicación interna que visibilice el papel que tienen las personas con discapacidad en la compañía, y en el que se reconozcan sus logros alcanzados, no sólo puede ayudar a aumentar la motivación y autoestima de las personas con discapacidad, sino que constituye una herramienta poderosa para hacer comprender al conjunto de la compañía que las personas con discapacidad pueden lograr cualquier objetivo.

Cómo gestionar otros tipos de diversidad

Pero además de la gestión de la discapacidad, hay prestar especial atención también a otro tipo de diversidad presente en las compañías, tales como la diversidad generacional, de género, y cultural.

Si quieres saber más sobre todas ellas, y sobre cómo gestionar la diversidad de forma global… ¡Sigue nuestros pasos en nuestro blog!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *